Recomendaciones para abordar un proyecto de implantación ERP o CRM en tu empresa y que sea exitoso

Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La participación de la empresa es vital para una correcta implantación de un software CRM o ERP.

Por ejemplo,  Microsoft Dynamics 365 o Microsoft Dynamics NAV (Navision)

Ya os hemos hablado de la importancia de elegir al partner adecuado para enfrentar la transformación digital del negocio. Hoy, queremos daros algunos consejos de la mano de Microsoft sobre la actitud que la empresa y sus trabajadores deben mantener durante la implantación de un CRM o ERP.

Partner CRM o ERP

En primer lugar, se debe tener claro qué metas se persiguen con la implantación de un CRM o ERP. Es desde la raíz de tu negocio donde se deben medir las capacidades de los trabajadores y analizar los costes para ser conscientes con la ayuda del Partner de cuál es la mejor opción a considerar.

Implica al equipo

Es muy interesante formar un equipo dentro de la empresa que se mantenga en contacto con el partner durante el proceso de instalación del software. Lo ideal es que los miembros del equipo pertenezcan a distintos departamentos. Así, cada uno puede aportar una visión diferente pero necesaria de las necesidades de la empresa.

Un buen líder

A la cabeza del grupo debe estar alguien adecuado. Es decir, que por un lado conozca las necesidades de la empresa desde un punto de visto práctico. Y, por otro lado, que conozca también el funcionamiento y tenga una visión más financiera de la misma.

Esta persona debe coordinar el proceso con el partner y mantener al equipo activo e informado del proceso. Además, debe aportar una visión resolutiva de los conflictos que puedan ir surgiendo.

Reduce costes

En gran medida, los costes de la implantación dependen del número de horas que el consultor dedique a tu proyecto. En este sentido, algunos miembros del equipo pueden asumir ciertas tareas que ahorrarían costes de cara al partner.

Se trata de un punto doblemente positivo. Es así porque supone también una toma de decisiones directamente desde el interior de la empresa. En demasiadas ocasiones la desvinculación de la empresa con el desarrollo del software hace que sean los consultores los que tomen decisiones sobre la solución que luego afectarán al funcionamiento diario de la misma. Es evidente que a mayor grado de implicación, más adecuada a la empresa será la solución.

Es decir, la implantación requiere también de una colaboración con los recursos internos apropiados.

¿Cómo lograrlo?

En este sentido, el universo de Office 365 ofrece apps colaborativas que fomentan y facilitan el trabajo en equipo. Por ejemplo, con PowerApps es posible crear aplicaciones para uso corporativo; en SharePoint se comparte información con facilidad y confianza  y Microsoft Teams es una herramienta de equipo que se base en los grupos. Office 365 es de implantación rápida y su uso es muy sencilla e intuitiva.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on print
Print